Cristo te Ama


Archivo del blog

Buscar en este blog

Cargando...

Separadores

miércoles, 30 de julio de 2014

Santísimo Sacramento

Santísimo Sacramento


Antes de recibir al Señor en la Sagrada Eucaristía 
(San Agustín)

   Oh Jesús, redención, amor y deseo nuestro, yo te invoco y clamo a ti con un clamor grande y de todo corazón, te suplico que vengas a mi alma, entres en ella y la ajustes y unas tan bien contigo que la poseas sin arruga ni mancha alguna; pues la morada en que ha de habitar un Señor tan santo como Tu, muy justo es que esté limpia.
   Tu has fabricado este vaso de mi corazón; santificalo, pues; vacialo de la maldad que hay en él, llenalo de tu gracia, y conservalo lleno para que sea templo perpetuo y digno de Ti.
   Dulcísimo, benignísimo, amantísimo, carísimo, potentísimo, deseadísimo, preciosísimo, amabilísimo y hermosísimo Señor, Tu eres más dulce que la miel, más blanco que la nieve, más suave que el maná, más precioso que las perlas y el oro, y más amado de mi alma que todos los tesoros y honras de la tierra.
   Pero cuando digo esto, Dios mío, esperanza mía, misericordia mía, dulzura mía, ¿qué es lo que digo? Digo, Señor, lo que puedo y no digo lo que debo. ¡Oh si yo pudiese decir lo que dicen y cantan aquellos celestiales coros de ángeles! ¡Oh cuán de buena gana me emplearía todo en tus alabanzas, y con cuánta devoción, en medio de tus predestinados, cantaría mi alma tus grandezas, y glorificaría incesantemente tu santo nombre!
   Como no hallo palabras para glorificarte dignamente te suplico no mires tanto a lo que ahora digo, cuanto a lo que deseo decir.
   Bien sabes Tu, Dios mío, a quien todos los corazones están manifiestos, que yo te amo y quiero más que al cielo y a la tierra y a todas las cosas que hay en ella. Yo te amo con grande amor y deseo amarte más.
   Dame gracia para que siempre te ame cuanto deseo y debo, para que en Ti solo me desvele y medite, en Ti piense continuamente de día; en Ti sueñe de noche; Contigo hable mi espíritu, y mi alma siempre platique Contigo. Ilustra mi corazón con la lumbre de tu santa visitación, para que, con tu gracia y tu dirección camine yo de virtud en virtud. Te suplico, Señor, por tus misericordias, con las cuales me libraste de la muerte eterna, que ablandes mi corazón, y que me abraces con el fuego de la compunción, de manera que merezca yo ser cada hora tu hostia viva.


Al amor de los amores Jesús Sacramentado
(Santa Teresa de Lisieux)

   Sagrario del Altar el nido de tus más tiernos y regalados amores. Amor me pides, Dios mío, y amor me das; tu amor es amor de cielo, y el mío, amor mezclado de tierra y cielo; el tuyo es infinito y purísimo; el mío, imperfecto y limitado. Sea yo, Jesús mío, desde hoy, todo para Ti, como Tú los eres para mi. Que te ame yo siempre, como te amaron los Apóstoles; y mis labios besen tus benditos pies, como los besó la Magdalena convertida. Mira y escucha los extravíos de mi corazón arrepentido, como escuchaste a Zaqueo y a la Samaritana. Déjame reclinar mi cabeza en tu sagrado pecho como a tu discípulo amado San Juan. Deseo vivir contigo, porque eres vida y amor.
   Por sólo tus amores, Jesús, mi bien amado, en Ti mi vida puse, mi gloria y porvenir. Y ya que para el mundo soy una flor marchita, no tengo más anhelo que, amándote, morir.


Oración de San Alfonso María Ligorio 

   Señor mío Jesucristo, que por amor a los hombre estás noche y día en este sacramento, lleno de piedad y de amor, esperando, llamando y recibiendo a cuantos vienen a visitarte: creo que estás presente en el sacramento del altar. Te adoro desde el abismo de mi nada y te doy gracias por todas las mercedes que me has hecho, y especialmente por haberte dado tu mismo en este sacramento, por haberme concedido por mi abogada a tu amantísima Madre y haberme llamado a visitarte en este iglesia.
   Adoro ahora a tu Santísimo corazón y deseo adorarlo por tres fines: el primero, en acción de gracias por este insigne beneficio; en segundo lugar, para resarcirte de todas las injurias que recibes de tus enemigos en este sacramento; y finalmente, deseando adorarte con esta visita en todos los lugares de la tierra donde estás sacramentado con menos culto y abandono.



Adoración Eucarística 
(San Juan Pablo II)

Señor Jesús:
   Nos presentamos ante ti sabiendo que nos llamas y que nos amas tal como somos.
"Tú tienes palabras de vida eterna y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Hijo de Dios" (Jn. 6,69).
Tu presencia en la Eucaristía ha comenzado con el sacrificio de la última cena y continúa como comunión y donación de todo lo que eres.
Aumenta nuestra FE.
Por medio de ti y en el Espíritu Santo que nos comunicas, queremos llegar al Padre para decirle nuestro SÍ unido al tuyo.
Contigo ya podemos decir: Padre nuestro.
Siguiéndote a ti, "camino, verdad y vida", queremos penetrar en el aparente "silencio" y "ausencia" de Dios, rasgando la nube del Tabor para escuchar la voz del Padre que nos dice: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo mi complacencia: Escuchadlo" (Mt. 17,5).
Con esta FE, hecha de escucha contemplativa, sabremos iluminar nuestras situaciones personales, así como los diversos sectores de la vida familiar y social.
Tú eres nuestra ESPERANZA, nuestra paz, nuestro mediador, hermano y amigo.
Nuestro corazón se llena de gozo y de esperanza al saber que vives "siempre intercediendo por nosotros" (Heb. 7,25).
Nuestra esperanza se traduce en confianza, gozo de Pascua y camino apresurado contigo hacia el Padre.
Queremos sentir como tú y valorar las cosas como las valoras tú. Porque tú eres el centro, el principio y el fin de todo.
Apoyados en esta ESPERANZA, queremos infundir en el mundo esta escala de valores evangélicos por la que Dios y sus dones salvíficos ocupan el primer lugar en el corazón y en las actitudes de la vida concreta.
Queremos AMAR COMO TÚ, que das la vida y te comunicas con todo lo que eres.
Quisiéramos decir como San Pablo: "Mi vida es Cristo" (Flp. 1,21).
Nuestra vida no tiene sentido sin ti.
Queremos aprender a "estar con quien sabemos nos ama", porque "con tan buen amigo presente todo se puede sufrir". En ti aprenderemos a unirnos a la voluntad del Padre, porque en la oración "el amor es el que habla" (Sta. Teresa).
Entrando en tu intimidad, queremos adoptar determinaciones y actitudes básicas, decisiones duraderas, opciones fundamentales según nuestra propia vocación cristiana.
CREYENDO, ESPERANDO Y AMANDO, TE ADORAMOS con una actitud sencilla de presencia, silencio y espera, que quiere ser también reparación, como respuesta a tus palabras: "Quedaos aquí y velad conmigo" (Mt. 26,38).
Tú superas la pobreza de nuestros pensamientos, sentimientos y palabras; por eso queremos aprender a adorar admirando el misterio, amándolo tal como es, y callando con un silencio de amigo y con una presencia de donación.
El Espíritu Santo que has infundido en nuestros corazones nos ayuda a decir esos "gemidos inenarrables" (Rom. 8,26) que se traducen en actitud agradecida y sencilla, y en el gesto filial de quien ya se contenta con sola tu presencia, tu amor y tu palabra.
En nuestras noches físicas y morales, si tú estás presente, y nos amas, y nos hablas, ya nos basta, aunque muchas veces no sentiremos la consolación.
Aprendiendo este más allá de la ADORACIÓN, estaremos en tu intimidad o "misterio".
Entonces nuestra oración se convertirá en respeto hacia el "misterio" de cada hermano y de cada acontecimiento para insertarnos en nuestro ambiente familiar y social y construir la historia con este silencio activo y fecundo que nace de la contemplación.
Gracias a ti, nuestra capacidad de silencio y de adoración se convertirá en capacidad de AMAR y de SERVIR.
Nos has dado a tu Madre como nuestra para que nos enseñe a meditar y adorar en el corazón. Ella, recibiendo la Palabra y poniéndola en práctica, se hizo la más perfecta Madre.
Ayúdanos a ser tu Iglesia misionera, que sabe meditar adorando y amando tu Palabra, para transformarla en vida y comunicarla a todos los hermanos.
Amén.


Himno a Jesús Sacramentado por 
Santo Tomás de Aquino
(Adoro te devote)

Te adoro con devoción, Dios escondido, oculto verdaderamente bajo estas apariencias. A Ti se somete mi corazón por completo, y se rinde totalmente al contemplarte. Al juzgar de Ti, se equivocan la vista, el tacto, el gusto; pero basta el oído para creer con firmeza; creo todo lo que ha dicho el Hijo de Dios: nada es más verdadero que esta palabra de verdad. En la Cruz se escondía sólo la Divinidad, pero aquí se esconde también la Humanidad; creo y confieso ambas cosas, y pido lo que pidió aquel ladrón arrepentido. No veo las llagas como las vio Tomas pero confieso que eres mi Dios: haz que yo crea más y más en Ti, que en Ti esperé y que te ame. ¡Oh memorial de la muerte del Señor! Pan vivo que das vida al hombre: concede a mi alma que de Ti viva y que siempre saboree tu dulzura. Señor Jesús, bondadoso Pelícano, límpiame a mí,inmundo, con tu Sangre, de la que una sola gota puede liberar de todos los crímenes al mundo entero. Jesús, a quien ahora veo oculto, te ruego que se cumpla lo que tanto ansío: que al mirar tu rostro cara a cara, sea yo feliz viendo tu gloria. Amén.


Oración al Santísimo Sacramento 
(Santo Tomás de Aquino)

   ¡Oh, Santísimo Jesús, que aquí eres verdaderamente Dios escondido; concédeme desear ardientemente, buscar prudentemente, conocer verdaderamente y cumplir perfectamente en alabanza, y gloria de tu nombre todo lo que te agrada.
   Ordena, ¡oh Dios mío!, el estado de mi vida; concédeme que conozca lo que de mí quieres y que lo cumpla como es menester y conviene a mi alma. Dame, oh Señor Dios mío, que no desfallezca entre las prosperidades y adversidades, para que ni en aquellas me ensalce, ni en éstas me abata. De ninguna cosa tenga gozo ni pena, sino de lo que lleva a Ti o aparta de Ti. A nadie desee agradar o tema desagradar sino a Ti. Que me sean viles, Señor, todas las cosas transitorias y preciosas todas las eternas. Que me disgusten, Señor, todo gozo sin Ti, y no ambicione cosa ninguna fuera de Ti. Que me sean deleitoso, Señor, cualquier trabajo por Ti, y enojoso el descanso sin Ti. Dame, oh Dios mío, levantar a Ti mi corazón frecuente y fervorosamente, hacerlo todo con amor, tener por muerto lo que no pertenece a tu servicio, hacer mis obras no por rutina, sino refiriéndolas a ti con devoción. Hazme, oh Jesús, amor mío y mi vida, obediente sin contradicción, pobre sin rebajamiento, casto sin corrupción, paciente sin disipación, maduro sin pesadumbre, diligente sin inconstancia, temeroso de Ti sin desesperación, veraz sin doblez; haz que practique el bien sin presunción que corrija al prójimo sin soberbia, que le edifique con palabras y obras sin fingimientos. Dame, oh Señor Dios mío, un corazón vigilante que por ningún pensamiento curioso se aparte de Ti; dame un corazón noble que por ninguna intención siniestra se desvíe; dame un corazón firme que por ninguna tribulación se quebrante; dame un corazón libre que ninguna pasión violenta le domine. Otorgame, oh Señor Dios mío, entendimiento que te conozca, diligencia que te busque, sabiduría que te halle, comportamiento que te agrade, perseverancia que confiadamente te espere, y esperanza que, finalmente, te abrace.
   Dame que me aflija con tus penas aquí por la penitencia, y en el camino de mi vida use de tus beneficios por gracia, y en la patria goce de tus alegrías por gloria. Señor que vives y reinas, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.


Oración antes de recibir la Sagrada Comunión
(Santo Tomás de Aquino) 

   Aquí me llego, todopoderoso y eterno Dios, al sacramento de tu unigénito Hijo mi Señor Jesucristo, como enfermo al médico de la vida, como manchado a la fuente de misericordias, como ciego a la luz de la claridad eterna, como pobre y desvalido al Señor de los cielos y tierra.
Ruego, pues, a tu infinita bondad y misericordia, tengas por bien sanar mi enfermedad, limpiar mi suciedad, alumbrar mi ceguedad, enriquecer mi pobreza y vestir mi desnudez, para que así pueda yo recibir el Pan de los Angeles, al Rey de los Reyes, al Señor de los señores, con tanta reverencia y humildad, con tanta contrición y devoción, con tal fe y tal pureza, y con tal propósito e intención, cual conviene para la salud de mi alma.
   Dame, Señor, que reciba yo, no sólo el sacramento del Sacratísimo Cuerpo y Sangre, sino también la virtud y gracia del sacramento !Oh benignísimo Dios!, concedeme que albergue yo en mi corazón de tal modo el Cuerpo de tu unigénito Hijo, nuestro Señor Jesucristo, Cuerpo adorable que tomó de la Virgen María, que merezca incorporarme a su Cuerpo místico, y contarme como a uno de sus miembros.
!Oh piadosísimo Padre!, otorgame que este unigénito Hijo tuyo, al cual deseo ahora recibir encubierto y debajo del velo en esta vida, merezca yo verle para siempre, descubierto y sin velo, en la otra. El cual contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. 
Amén.

lunes, 26 de mayo de 2014

Niño Jesús

NIÑO  JESÚS

Acción de gracias por favores concedidos 
 Por el Niño Jesús
    Oh, generoso Niño Jesús! Me postro ante tu milagrosa imagen y te doy gracias por todos los dones que he recibido de Ti. Siempre alabaré Tu misericordia infinita y confesaré que Tu eres mi Dios,mi  ayuda y mi protección.
      Desde ahora pongo mi confianza en TI y proclamo públicamente TU realeza y generosidad; entonces todos conocerán tu gran amor y los milagros que Tu has hecho a través de Tu imagen. Ellos te honrarán y rendirán culto a Tu Infancia llena de gracia en número cada día mayor, y sus corazones estarán por siempre llenos de gratitud hacia Tu Santa Infancia, que será alabada y loada en la eternidad.    
 Amén

Oración revelada por la Virgen 
al Padre Cirilo 
   Oh, Divino Niño Jesús, yo recurro a Ti y te ruego por la intercesión de tu Santa Madre, me asistas en esta necesidad (pídase el favor que se desea obtener), porque creo firmemente que tu Divinidad me puede socorrer. Espero con toda confianza obtener tu santa gracia. Te amo con todo el corazón y con todas las fuerzas de mi alma. Me arrepiento sinceramente de todos mis pecados, y te suplico, oh buen Jesús, me des fuerzas para triunfar. Propongo no ofenderte y me ofrezco a ti, dispuesto a sufrir antes que hacerte sufrir.
   De ahora en adelante, quiero servirte con toda fidelidad, y por tu amor ¡oh Divino Niño! amaré a mi prójimo como a mí mismo.
   Niño omnipotente, Señor Jesús, nuevamente te suplico me asistas en esta circunstancia (se manifiesta). 
   Concédeme la gracia de poseerte eternamente con María y José y adorarte con los Ángeles en la Corte del Cielo.
 Amén.

Oración al Divino Niño Jesús
   Oh Santo Niño Jesús que difundes tus gracias sobre quienes te invocan, vuelve tus ojos a nosotros, postrados delante de tu santa imagen y escucha nuestra oración.
   Te encomendamos a todos los necesitados que confían en tu divino corazón. Extiende sobre ellos tu mano omnipotente y socorre sus necesidades. Extiéndelas sobre los enfermos para sanarlos y santificar sus penas; sobre los pecadores para atraerlos a la luz de tu gracia; sobre cuantos, oprimidos por el dolor y la miseria, invocan tu amorosa ayuda.
   Extiéndela también sobre nosotros para bendecirnos. Concede, oh pequeño Rey, los tesoros de tu misericordia al mundo entero y consérvanos ahora y siempre en la gracia de tu amor. 
Amén.

Oración del Enfermo 
    Oh querido y dulce Niño Jesús, he aquí un pobre enfermo que, movido por la más viva fe, profundamente invoca tu divina ayuda en favor de su enfermedad.
   En Ti pongo toda mi confianza. Sé que tú todo lo puedes y que eres muy misericordioso, la misma misericordia infinita.
   Grande pequeñito, por tu virtud divina, por el inmenso amor que tienes a los que sufren, a los afligidos, a todos los necesitados, escúchame, bendíceme, socórreme, consuélame. 
Amén. 

Tres Glorias al Padre.

Oración por la salud de un enfermo
   Oh Niño Jesús, dueño de la vida y de la muerte, aunque indigno y pecador, me postro ante Ti para implorar la salud de (se nombra a la persona para quien se pide la gracia), a quien tanto amo.
   La persona que te encomiendo sufre mucho,afligida por dolores, y no puede encontrar otra salida más que en tu omnipotencia, en la que pone todas sus esperanzas.
   Alivia, oh médico Celeste, sus penas, líbrala de sus sufrimientos y dale perfecta salud, si esto es conforme al querer divino y al verdadero bien de su alma
Amén 

Padre nuestro, Ave María y Gloria

Oración Del Estudiante
   ¡Oh niño Jesús!sabiduría eterna y encarnada que generosamente dispensas a todos tus gracias en particular a la juventud estudiosa que en ti confía, vuelve benigno la mirada sobre mí que te invoco a favor de mis estudios.
   Tú,hombre Dios,eres el Señor de la ciencia, la fuente del ingenio y la memoria: ven a socorrer mi debilidad. Ilumina mi mente, facilitándome el adquirir la verdad y el saber; refuérzame la memoria para que pueda retener cuanto he aprendido; en los momentos difíciles, sé tú mi luz, sostén y consuelo.
   De tu divino corazón imploro la gracias de cumplir fielmente todos mis deberes de estudiante y de lograr los mejores frutos para tener después el gozo de unas buenas notas y de modo particular una feliz promoción. Yo te prometo también para merecer las gracias invocadas, ser fiel en todos mis deberes cristianos y amarte siempre.
   ¡oh dulce niño Jesús! Protégeme todos los días bajo tu manto protector y guíame, no solo en el camino del saber, sino también a la salvación eterna. 
Amén

domingo, 25 de mayo de 2014

Los Nueve Domingos Al Divino Niño

Devoción De Los Nueve Domingos 
Al Divino Niño
 En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración Inicial 
(Para todos los domingos)
   Señor Dios,Rey Omnipotente:en tus manos están puestas todas las cosas.Si quieres salvar a tu pueblo nadie puede resistir a tu voluntad. Tu hiciste el cielo y la tierra y todo cuanto en ellos se contiene. Tú eres el dueño de todas las cosas. Quién podrá pues resistir a tu Majestad Señor: Dios de nuestros padres: ten misericordia de tu pueblo porque los enemigos del alma quieren perdernos y las dificultades que se nos presentan son muy grandes. Tú has dicho"Pedid y se os dará.El que pide recibe.Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo concederá. Pero pedid con fe".
  Escucha pues nuestras oraciones. Perdona nuestras culpas. Aleja de nosotros los castigos que merecemos y haz que nuestro llanto se convierta en alegría,para que viviendo alabemos tu Santo Nombre  y continuemos alabándolo eternamente en el cielo. Amén.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria. 

 Consideración del Domingo:
1/2/3/4/5/6/7/8/9

Gozos
(Para todos los domingos)

Oh Divino Niño Mi Dios y Señor Tú serás el Dueño De mi corazón.
Niño amable de mi vida Consuelo de los cristianos.La gracia que necesito Pongo en tus benditas manos.
Oh Divino Niño….
Tú que sabes mis pesares Pues todo te lo confío Da la paz a los turbados Y alivio al corazón mío.
Oh Divino Niño….
Y aunque tu amor no merezco No recurriré a Ti en vano Pues eres Hijo de Dios Y consuelo del cristiano.
Oh Divino Niño….
Acuérdate oh Niño Santo Que jamas se oyó decir Que alguno té haya implorado Sin tu auxilio recibir.
Oh Divino Niño….
Por eso con fe y confianza Humilde y arrepentido Lleno de amor y confianza Este favor yo te pido.
Oh Divino Niño…

 Oración final
(Para todos los domingos)
Oh Jesús: "Tu has dicho: todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado". Por eso vengo a pedirte con toda fe: (Mencionar favor a pedir)
Jesús mío, mi amor, mi hermoso Niño: Te amo tanto, Tu lo sabes, pero quiero amarte más, amarte hasta morir.
Ven a mí, Niño Jesús, ven a mi corazón, deja que yo te adore, humildemente arrepentido de mis pecados.
Ven a mi, Niño Jesús, ven a mi corazón, deja que yo te adore, humildemente arrepentido de mis pecados.
Pastorcito de mi alma: contigo nada me falta, me conduces a fuentes tranquilas y reparas mis fuerzas, Tú me guiarás por el buen camino, por el honor de tu Nombre. Aunque camine por sendas oscuras nada temo porque Tu vas conmigo, Tu Cetro poderoso me defiende,Tu Bondad y Tu Misericordia me acompañarán todos los días de mi vida.
Dulce Jesús mío, Divino Niño de mi alma: Soy todo tuyo:tuyo es mi ser pues lo creaste; tuya es mi alma pues la redimiste en la cruz  con el precio de tu Sangre.
Te proclamo como mi Salvador y mi Amigo: Como mi Rey, mi Creador y Redentor. Te adoro como a mi Dios y Soberano Señor.
Demuéstrame una vez mas que me amas, oh Niño Jesús y dame tu amor eterno y tu santa bendición, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Jesús, José y María, bendice nuestros hogares
Jesús, José y María, libranos de todo mal 
Jesús, José y maría, Salva nuestras almas
Amén, Aleluya

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Consideración de cada 
Domingo 
Primer Domingo:
Jesús cambia el agua en vino
Lectura del Santo Evangelio según San Juan: 
(Jn 2, 1-10)
    En aquel tiempo: Hubo una gran boda en Caná de Galilea, y estaba  allí la madre de Jesús.Fue invitado Jesús con sus discípulos a la boda, y no tenían vino, porque el vino de la boda se había acabado. En esto dijo a Jesús su Madre: No tienen vino. Dijo Jesús: Mujer: ¿Que nos va a ti ya mí? Aún no ha llegado mi hora. Dijo la Madre a los servidores: Hagan lo que él les diga. Había allí seis vasijas de piedra para las purificaciones de los judíos,en cada una de las cuales cabían cien litros.Dijo Jesús: Llenen de agua las vasijas. Y las llenaron  hasta el borde. Él  les dijo: "Saquen ahora y lleven al mayordomo.Y se lo llevaron. Luego que el mayordomo probó el agua convertida en vino(él no sabia de donde venía, pero lo sabían los servidores que habían sacado el agua) llamó al novio y le dijo: Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; pero tú has guardado hasta ahora el vino mejor.Este fue el primer milagro que hizo Jesús  en Caná de Galilea, manifestando su gloria y creyeron en .Él sus discípulos.
Palabra de Dios

Habla Jesús:
    No es preciso, hijo mío, saber mucho para agradarme mucho. Basta que tengas fe y me ames con fervor: Si quieres agradarme confía en mí. Si quieres agradarme más confía más. Si quieres
agradarme inmensamente, confía inmensamente. Háblame como le hablarías al más intimo de tus amigos, como hablarías a tu Madre o a tu hermano.
  ¿Necesitas hacerme en favor de alguien una súplica cualquiera?   Dime su nombre, sea el de tus padres, el de tus hermanos o amigos o personas encomendadas a tus cuidados. Dime enseguida que quisieras que hiciera actualmente por ellos.Yo he prometido:  "Pedid y recibiréis, todo el que pide recibe".
   Pide mucho, mucho. No vaciles en pedir, Pero pide con fe, pues Yo he dado mi palabra: " Si tienen fe aunque sea tan pequeña como un grano de mostaza le podrán decir a una montaña: Quítate de aquí y lánzate al mar"y les obedecerá.Cualquier cosa que pidan en oración, crean que ya les ha sido concedida, y la obtendrán".

Práctica:
Leeré una página de un buen libro.
Segundo Domingo
Jesús cura a un sordomudo
Lectura del Santo Evangelio según San Marcos:
(Mc 7, 31-37)
En aquel tiempo: Dejando Jesús de nuevo las tierras de Tiro se fue por Sidón hacia el mar de Galilea,atravesando las tierras de Decápolis. Y le llevaron un sordo y mudo, rogándole que le impusiera las manos.Y tomándolo aparte de la muchedumbre,le metió los dedos en los oídos, y untando con saliva el dedo le tocó la len gua;Y mirando al cielo, suspiro y dijo: Effatá, que quiere decir, Ábrete; y se abrieron sus oídos y se le soltó la lengua; y hablaba normalmente. Les encargó que no lo dijesen a nadie, pero cuanto más se lo encargaba, mucho más lo publicaban y sobremanera se admiraban, diciendo: Todo lo hace bien; ha los sordos hace oír y a los mudos hablar.
Palabra de Dios. 

Habla Jesús:
    Dime por muchas personas una palabra si quiera,pero una palabra de amigo,palabra de corazón y fervorosa.Recuérdame que he prometido: "Todo es posible para quien tiene fe. Mi Padre dará cosas buenas a quienes se las pidan.Todo lo que pidan a mi Padre en mi nombre, se los concederá".
   Me gustan los corazones generosos que llegan en cierto modo a olvidarse de sí mismos, para atender a las necesidades de los demás. Así lo hizo mi Madre en Caná en favor de unos esposos en cuya fiesta e había acabado el vino. Me pidió un milagro y lo obtuvo. Así lo hizo aquella mujer cananea del evangelio la cual con tantos ruegos me suplicó que sacar de su hija el demonio y consiguió esa gracia especialísima.
   Háblame pues con sencillez de los pobres a quienes quieres consolar, de los enfermos a quienes vez padecer, de los extraviados que anhelan volver al buen camino, de los amigos alejados que quisieras ver otra vez a tu lado de los hogares desunidos para los cuales deseas la paz.
   Recuerda a Marta y María cuando me suplicaron por su hermano Lázaro y obtuvieron su resurrección. Recuerda a Santa Mónica que después de rezarme durante treinta años por su hijo que era tan pecador, obtuvo que se convierta, y llegar a ser el gran San Agustín. No olvides a Tobías y su esposa que con sus oraciones obtuvieron que fuera enviado el Arcángel San Rafael a que defendiera a su hijo en el largo viaje, lo librara del demonio y de los demás peligros y lo devolviera sano, rico y muy feliz al lado de sus familiares. 

Práctica:
Visitaré a un enfermo, o ayudaré a un pobre.
Tercer Domingo
Jesús desea la conversión de los pecadores
Lectura del Santo Evangelio según San Lucas:
(Lc 15, 1-10)
   En aquel tiempo: Se acercaron a Él todos los publicanos y  pecadores  para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este acoge a los pecadores y come con ellos.Y Él les propuso esta parábola, diciendo: ¿Quién habrá entre ustedes que teniendo cien ovejas y habiendo perdido una de ellas, no deja las noventa  y nueve en el desierto, y va en busca de la perdida hasta que la halle? ¡Y una vez hallada, alegre, la pone sobre sus hombros y, vuelto a casa, convoca a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Alégrense conmigo, porque he hallado la oveja  perdida! Yo les digo que en el cielo sera mayor la alegría  por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no tengan necesidad de conversión. O ¿qué mujer teniendo diez monedas, si pierde una, no enciende la luz  y barre  la casa y busca cuidadosamente hasta hallarla. Y una vez hallada, convoca a las amigas y vecinas, y diciendo: Alégrense conmigo, porque he hallado la moneda que había perdido?                           
   Tal les digo que será la alegría entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.»
Palabra de Dios.

Habla Jesús:
¿Y para ti no necesitas ninguna gracia?
     Hazme, si quieres, como una lista de tus necesidades y ven a leerlas en mi presencia. Recuerda el caso de mi siervo Salomón que me pidió sabiduría y le fue concedida en gran manera. No olvides a Judith, que imploró gran valor y lo consiguió. Ten presente a Jacob que me pidió prosperidad (prometiéndome dar para obras buenas la décima parte de lo que ganara) y le concedí muy generosamente todo lo que deseaba y mucho más. Sara me rogó y le alejé el demonio que la atormentaba. Magdalena oró con fe y la libré de sus malas costumbres. Zaqueo por su oración dejó su apego dañoso al dinero y se transformó en hombre generoso. ¿Y tú…que es lo que deseas que te conceda? 
    Dime francamente que sientes orgullo, amor a la sensualidad y a la pereza. Que eres egoísta, inconstante. Que descuidas tus deberes. Que juzgas muy severamente a tu prójimo olvidando mi prohibición. "No juzguen y no serán juzgados. No condenen y no serán condenados por Dios" Dime que hablas sin caridad de los demás. Que te preocupas más por el qué dirán los demás de ti, que por el "que opinará Dios".Que te dejas llevar por la tristeza y por el mal genio. Que reniegas de tu vida, de tu pobreza, de tus males, de tus oficios, del trato que recibes. Olvidando lo que dice el libro santo " Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman".Dime que tienes la costumbre de decir mentiras que no dominas tu vista ni tu imaginación, que rezas poco y sin fervor, que tus confesiones son hechas casi sin dolor y sin propósito y que no evitas después las ocasiones de pecado y por eso vuelves a caer siempre en las mismas faltas. Que tu misa es tan mal atendida y que tus comuniones son hechas casi sin preparación y con poca acción d gracias.Que tienes pereza y miedo para hacer apostolado. Que a veces pasas hasta varios días sin leer una página de la Biblia.
   Y yo te recordaré mis enseñanzas,que pueden traer una transformación total para tu vida. Te diré de nuevo: " Dios humilla a los orgullosos, pero a los humildes los llena de sus gracias"… Si eres descuidado en tus pequeños deberes, también lo serás en los grandes.De toda palabra dañosa que digas tendrás que dar cuenta en el día del juicio. Dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la practican.

Práctica:
Dispondré diariamente de un tiempo, para hacer una buena oración.
Cuarto Domingo
Jesucristo en nuestro pastor
Lectura del Santo Evangelio según San Juan: 
 (Jn 10,11-16)
  En aquel tiempo dijo Jesús a los fariseos: Yo soy el Buen Pastor. El buen pastor da la vida por sus ovejas. El asalariado, el que no es pastor, dueño de las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata y dispersa las ovejas, porque es asalariado y no se cuida de las ovejasYo soy el Buen Pastor, y conozco a las mías y las mías me conocen a mí, como el Padre me conoce y yo conozco a mi Padre y pongo mi vida por mis ovejas. Otras ovejas tengo, que no son de este rebaño, y es preciso que yo las traiga, y oigan mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo pastor.
Palabra de Dios.

Habla Jesús:
Hoy por hoy ¿qué necesitas? 
   ¿Qué puedo hacer por tu bien? Si supieras los deseos que tengo de favorecerte. Yo di de comer a cinco mil hombres con solo cinco panes, porque vi que lo necesitaban. Yo calmé la tempestad cuando los apóstoles me despertaron. Yo resucité la hija de Jairo cuando su padre me pidió que fuera a resucitarla. Tú también tendrás que repetir con el profeta: " ¿Quién ha clamado a Dios y no ha sido escuchado?".
  ¡No te avergüences, pobre el alma mía! Hay en el cielo tantos justos y tantos santos de primer orden, que tuvieron los mismo defectos que tu tienes. Pero rogaron con humildad y poco a poco se vieron libres de ellos. Porque " yo no vine a buscar a los justos sino a los pecadores".Y porque "un corazón humillado y arrepentido, Dios nunca lo rechaza". " El mejor regalo para Dios en un corazón arrepentido".
   Ni menos vaciles en pedirme bienes espirituales y corporales. Salud, memoria, simpatía, éxito en el trabajo o en los estudios, o negocios. Entenderte bien con todas las personas. Ideas nuevas para tus empresas, amistades que te sean provechosas, buen genio, paciencia, alegría, generosidad, amor de Dios, odio al pecado, etc. Todo eso puedo darte y lo doy, y deseo que me lo pidas, en cuanto no se oponga, antes bien, favorezca y ayude tu santificación.Pero en todo debes siempre repetir mi oración del huerto: "Padre  que no se haga mi voluntad sino la tuya. No se haga como yo quiero sino como quieres Tu". Porque muchas veces lo que una persona pide no le conviene para su salvación, y entonces nuestro Padre Dios le concede en cambio otros regalos que le harían mayor bien.

Práctica: 
Por amor a Dios: callaré cuando esté de mal genio.
Quinto Domingo
Jesús cura a un ciego
Lectura del Santo Evangelio según San Lucas.
(Jn 18,31-43)
  En aquel tiempo: Tomando aparte a los Doce, les dijo: Miren, subimos a Jerusalén y se cumplirán todos las cosas escritas por los profetas del Hijo del hombre: será entregado a los gentiles, y escarnecido e insultado, y escupido y, después de haberle azotado, le quitaran la vida  y al tercer día resucitará. Pero ellos no entendían nada de esto eran cosas ininteligibles para ellos no entendían lo que les decía. Acercarse a Jericó, estaba un ciego sentado junto al camino pidiendo limosna.. Oyendo a la multitud  que pasaba, preguntó qué era aquello. Le contestaron que era Jesús el Nazareno que pasaba. El se puso a gritar, diciendo: Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí. Los que iban adelante le reprendían para que se callara, pero él gritaba cada vez más fuerte: Hijo de David, ten compasión de mí.. deteniéndose Jesús, mandó que se lo llevasen, y cuando se hubo llevado, le preguntó: ¿Qué quieres que te haga? Dijo él: Señor, que vea. Jesús le dijo: Ve, tu fe te ha salvado. Y al instante recobró la vista, y le seguía glorificando a Dios. Todo el pueblo, que vio esto, dio gracias a Dios.
Palabra de Dios.

 Habla Jesús:
   ¿Tienes ahora mismo entre manos algún proyecto?. Cuéntamelo minuciosamente. ¿Qué te preocupa?
¿Qué piensas? ¿Qué deseas? ¿En qué puedo ayudarte?
   Ojalá recordaras siempre la frase del Salmista: "Lo que nos trae éxitos no son nuestros afanes. Lo que nos trae éxitos es la bendición de Dios. Encomienda a Dios tus preocupaciones y se te cumplirán tus buenos deseos".
    Los israelitas deseaban ocupar la Tierra Prometida. Me lo suplicaron y se los concedí. David deseaba vencer a Goliat. Me rogó, y lo obtuvo. Mis apóstoles deseaban que se les aumentara su fe. Me imploraron ese favor y les fue otorgado con enorme generosidad. Y tú……¿qué deseas que te conceda?
  ¿Que puedo hacer por tus amigos? Por tus superiores, por las personas que viven en tu casa,en tu barrio,en tu vereda,por aquellos por los cuales tendrás que dar cuenta el día del juicio?
   Jeremías oró por su ciudad, Jerusalén, y Dios la llenó de bendiciones. Daniel oraba por sus paisanos y obtuvo que se les disminuyeran muchas penas. Y tú ¿qué me pides para tus vecinos, para tu barrio? ¿Para tu región, para tu patria?….
   ¿Y por tus padres? Si están muertos recuerda que "es una obra santa y buena rogar a Dios por los muertos para que descansen en paz".
   Y si están vivos, ¿qué deseas para ellos? ¿Más paciencia en sus penas, salud? ¿Un genio agradable? ¿Entendimiento y comprensión en toda la familia?Los ruegos de un hijo no pueden ser desechados por quien estuvo treinta años dando ejemplos de amor filial en Nazaret.

Práctica:
Daré una ayuda al Templo o a una Obra Religiosa
 Sexto Domingo
Jesús se transfigura glorioso
Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 
(Mt 17, 1-9)
   En aquel tiempo: Tomo Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los llevo aparte, a un monte alto, y se transfiguró ante ellos: su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Se les aparecieron Moisés y Elías que conversaban con él. Tomando Pedro la pala bra, dijo a Jesús: Señor, ¡que bien que estamos aquí! Si quieres,haremos aquí tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Aun estaba él hablando, cuando les cubrió una nube luminosa  y salió de la nube una voz que decía: "Este es mi Hijo muy amado, en quien me complazco; escúchenlo". Al oírla,  los discípulos cayeron sobre su rostro, sobrecogidos de gran temor. Jesús se acerco y tocándolos dijo: Levántense, no tengan miedo. Y alzando ellos los ojos,no vieron a nadie sino solo  a Jesús. Al bajar del monte les mando Jesús. diciendo: No den a conocer a nadie esta visión, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.
Palabra de Dios. 

Habla Jesús:
   Si tienes algún familiar que necesita un favor, dirígeme por él o ella tus oraciones que yo haré de tu familia un templo de amor y consuelo y derramaré a manos llenas sobre tus familiares las gracias y auxilios que necesitan para ser felices en el tiempo y en la eternidad.
   ¿Y por mí? ¿No te sientes con deseos de mi gracia y amistad? ¿No quisieras hacer algún bien a tus prójimos, a tus amigos, a quienes amas tal vez mucho, pero que viven alejados de la religión o no la practican como debieran?
   Soy dueño de los corazones y los llevo dulcemente, sin perjuicio de su libertad, hacia la santidad y el amor de Dios. Pero necesito personas que oren por ellos.
  En el evangelio dejé esta promesa: "El Padre Celestial dará el buen espíritu a los que se lo pidan". Pídeme para tus familiares ese buen espíritu, ese acordarse de la eternidad que les espera, ese prepararse un buen tesoro en el cielo haciendo en esta vida muchísimas obras buenas y orando sin cesar.
  Al trabajar por la salvación de los de tu familia y de otros, no olvides nunca la estupenda promesa del Profeta " Los que enseñan a otros a ser buenos, brillarán como estrellas por toda la eternidad".

Práctica:
Entraré a un Templo y haré una breve oración.
Séptimo Domingo
 Jesús multiplica los panes
Lectura del Santo Evangelio según San Juan:
 (Jn 6, 1-15)
   En aquel tiempo: Partió Jesús al otro lado del mar de Galilea, Tiberíades, y le seguía una gran muchedumbre porque veía los milagros que hacia en los enfermos. Subió Jesús a un monte y se sentó con sus discípulos. Estaba cercana la Pascua, la fiesta de los judíos. Levantando, pues los ojos Jesús contemplando la gran muchedumbre que venia a Él, dijo a Felipe: ¿Dónde compraremos pan para dar de comer a éstos? Dijo Jesús: Manda a que se sienten. Había en aquel sitio mucha hierba verde. Se sentaron pues, los hombres en  numero de unos cinco mil Tomó Jesús entonces los panes y, dando gracias, dio a los que estaban recostados e igualmente de los peces cuanto quisieron. Cuando se saciaron, dijo Jesús a los discípulos: Recojan los trozos que han sobrado para que nada se pierda. Los recogieron, pues, y llenaron doce canastos con los trozos que de los cinco panes de cebada sobraron de los que habían comido.
   Los hombres viendo el milagro que había hecho, decían: Verdaderamente este es el profeta que ha de venir al mundo. Y Jesús, conociendo que iban a venir para proclamarlo y hacerlo rey se retiro otra vez al monte Él solo.
Palabra de Dios.

 Habla Jesús:
   ¿Sientes acaso tristeza o mal humor? Cuéntame. Cuéntame alma desconsolada, tus tristezas con todos sus pormenores. ¿Quién te hirió? ¿Quién lastimó tu amor propio? ¿Quién te ha menospreciado? Dime si te sale mal tu empresa y yo te diré las causas del mal éxito. ¿No quisieras interesarme algo en tu favor?
   Acércate a mi corazón que tiene bálsamo eficaz para todas esas heridas del tuyo. Dame cuenta de todo y acabarás en breve por decirme que a semejanza de Mí, todo lo perdonas,todo lo olvidas,
porque "las penas de esta vida no son comparables con la inmensa gloria que nos espera como premio en la eternidad".
   ¿Sientes desvío de parte de algunas personas que antes te quisieron bien, y ahora olvidadas se alejan de ti, sin que les hayas dado motivo? Ruega por ellas. Mi amigo Job rezó por los que le correspondían muy ingratamente, y la bondad divina los perdonó y los volvió a su amistad.

Práctica:
Hablaré de algo que agrade y haga bien a mi alma.
Octavo Domingo
Jesús en la última cena nos dio ejemplo de humildad y caridad
Lectura del santo Evangelio según San Juan:
(Jn 13, 1-15)
   Antes de la fiesta de la Pascua, viendo Jesús que llegaba su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Durante la cena, cuando ya el diablo había puesto en el corazón a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarle, sabiendo que el Padre le había puesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía, se levanto de la mesa, se quito el manto y, tomando una toalla, se ciñó. Luego echo agua en una jofaina, y comenzó a lavar los pies de los discípulos y a secárselos  con la toalla que tenia ceñida. Llego pues; a Simón Pedro, que le dijo: Señor, ¿tú lavarme a mí los pies? Jesús le respondió: Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora: lo comprenderás más tarde. Pedro le dijo: Jamas me lavarás Tu los pies.Jesús le respondió: Si no te los lavo, no tendrás parte conmigo. Simón Pedro le dijo: Señor,entonces no
sólo los pies, sino también las manos y la cabeza. Jesús le dijo: El que se ha bañado, no necesita lavarse está todo limpio y ustedes están limpios, pero no todos. Porque sabía quién le iba a entregar, y por eso dijo: No todos están  limpios.
Y cuando les hubo lavado los pies a todos y tomando sus vestidos, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Entendieron lo que yo he hecho con ustedes? Ustedes me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy. Si yo, pues les he lavado los pies, siendo su maestro, también ustedes habrán de lavárselos unos a otros. Porque yo les he dado el ejemplo, para que ustedes hagan también como yo he hecho.
Palabra de Dios.

Habla Jesús:
¿Y no tienes tal vez alguna alegría que contarme? ¿Por qué no me haces participe de ellas como buen amigo? Cuéntame lo que desde ayer, desde la última visita que me hiciste, ha consolado y ha hecho sonreír tu corazón. Quizás has tenido agradables sorpresas. ¿Quizás han desaparecido ciertas angustias y temores por el futuro? ¿Has vencido alguna dificultad o salido de algún trance apurado? Obra mía es todo esto y yo te lo he proporcionado.
   Cómo me alegran los corazones agradecidos que como el leproso curado vuelven a darme las gracias, pero cómo me entristecen esos desagradecidos; que como los nueve leprosos del Evangelio no vuelven a agradecer los beneficios recibidos. Recuerda que "quien agradece un beneficio obtiene que se le concedan muchos más". Dime siempre un "gracias" con todo tu corazón.
   ¿Tampoco tienes alguna promesa que hacerme? Leo, ya lo sabes, en el fondo de tu corazón. A las personas humanas se les engaña fácilmente. A Dios no. Háblame pues con toda sinceridad. ¿Tienes firme resolución de no exponerte más a aquella ocasión de pecado? ¿De privarte de aquella revista, periódico, película, programa de habladuría que hace daño a tu alma? ¿De no leer más aquel libro que excita tu imaginación? ¿De no tratar más aquella persona que turbó la paz de tu corazón? ¿De guardar silencio cuando te venga la cólera, porque " las personas imprudentes dicen todo lo que sienten cuando están con mal genio, pero las personas prudentes se callan siempre cuando están de mal humor y saben disimular las ofensas que reciben.

Práctica: 
Apartaré ropas o alimentos para dar a los pobres

Noveno Domingo
Jesús resucitado felicita a quienes tienen fe.
Lectura del Santo Evangelio según San Juan :
 (Jn 20, 19-31)
      En aquel tiempo: La tarde del primer día de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se hallaban los discípulos, por temor de los judíos,vino Jesús y, puesto en medio de ellos, les dijo: La paz sea con ustedes.Como me envío mi Padre, así los envío yo. Reciban el Espíritu Santo. A quién perdonen los pecados, les serán perdonados, a quienes se los retengan, les serán retenidos. Tomás, uno de los Doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Le dijeron pues los otros discípulos: Hemos visto al Señor.Él les dijo: Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el lugar de los clavos y  mi mano en su costado, no
creeré. Pasado ocho días, otra vez estaban dentro los discípulos y Tomás con ellos. Vino Jesús, cerradas las puertas y puesto en medio de ellos, dijo: La paz sea con ustedes.  Luego dijo a Tomás:
Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino fiel.» Tomás le contestó: Señor mío y Dios mío. Jesús le dijo: Porque me has visto has creído; dichosos los que, si ver creyeron. Muchas otras señales hizo Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritas en este libro, y éstas fueron escritas, para que crean que Jesús
es el Mesías, Hijo de Dios, y para que creyendo tengan vida en su nombre.
Palabra de Dios.

Habla Jesús:
  Recuerda mis palabras:¿"Si saludan solo a los que los aman, que premio tendrán"? También los malos hacen eso. Perdonen y serán perdonados.Un rostro amable alegra el corazón de los demás.
   ¿Quieres hacer el propósito de no hablar mal de nadie, aunque creas que lo que dices es verdad?¿De no quejarte de lo dura que es la vida? ¿De ofrecerme tus sufrimientos en silencio en vez de andar renegando de tus penas?. ¿De apartar cada día un poco de tiempo para leer algo provechoso, especialmente la Biblia? Así se dirá también de ti: " Quien escucha la palabra de Dios y la practica, sera como casa edificada sobre roca, no fracasará "
   ¿Volverás a ser amable con las personas que te han  tratado mal? ¿Tendrás de hoy en adelante un rostro alegre y una sonrisa amable? ¿aún con aquellos a quienes no sienten mucha simpatía por vos?
   Y ahora vuelve a tus ocupaciones.Pero no olvides los minutos Bíblicos de grata conversación que hemos tenido aquí en la soledad del santuario. Guarda en lo que puedas silencio, modestia y caridad con el prójimo. Ama a  mi Madre que lo es también tuya. Recuerda que ser buen devoto de la Virgen María es señal de salvación.
   Y vuelve a visitarme otra vez pronto, con el corazón mas amoroso todavía. En el mío encontrarás cada día nuevo amor, nuevos beneficios, nuevos consuelos.
   No olvides jamás mi estupenda promesa: "SEGÚN SEA TU FE, ASÍ SERÁN LAS COSAS QUE TE SUCEDAN" Amén. Aleluya.

Práctica: 
Pediré perdón a Dios por algunos de mis pecados..